SIN LA PARTICIPACIÓN DE LOS BANCOS, LAS REGULACIONES SOBRE CANNABIS PODRÍAN FRACASAR

Uruguay, Canadá y algunos estados de la Unión Americana han legalizado el consumo de cannabis para uso adulto y medicinal. A pesar de que las ventas han sido un éxito, al grado de que el stock de mercancías se ha agotado, muchos negocios podrían enfrentarse a ciertas dificultades. Y esto se debe a que los negocios involucrados en la industria del cannabis no pueden bancarizarse. En las legislaturas que han impulsado los gobiernos locales y nacionales para legalizar el cannabis no han tenido lugar las instituciones financieras. Pocas veces son consideradas y, en caso de serlo, no ocupan un papel relevante.

 

LA FALTA DE UNA ESTRUCTURA LEGAL SÓLIDA QUE REGULE A LAS ACTIVIDADES FINANCIERAS DE LA INDUSTRIA DEL CANNABIS GENERA MUCHOS PROBLEMAS: 

 

  • Los dispensarios y dueños de negocios: deben guardar miles de dólares en efectivo en sus instalaciones y tienen probabilidades más altas de cometer errores al momento de manejar sus ingresos y declarar impuestos. 
  • Todas las personas trabajadoras: corren el riesgo de no poder abrir cuentas bancarias personales y se restringen sus posibilidades de solicitar créditos personales, hipotecarios o para su negocio. 
  • Inversionistas: se pierden oportunidades de hacer negocios porque no son legales las transacciones bancarias dedicadas a este sector.
  • El Estado: pierde la oportunidad de fiscalizar porque no se pueden rastrear las operaciones bancarias en la compra/venta de cualquier producto derivado del cannabis; y se complica la recaudación de impuestos.

 

LA BANCARIZACIÓN DE LA INDUSTRIA DEL CANNABIS ES BENÉFICA PORQUE: 

  • Se pueden prevenir y detectar crímenes financieros. 
  • Los negocios no operarían solamente con dinero en efectivo. 
  • Mayor control sobre los ingresos. 
  • Formalización de la industria.

 

¿POR QUÉ LOS BANCOS SE PUEDEN NEGAR A PRESTAR SUS SERVICIOS? 

 

A PESAR DEL CARÁCTER LEGAL DEL CANNABIS EN DIVERSAS REGIONES, LOS BANCOS SE NIEGAN A OFRECER SUS SERVICIOS FINANCIEROS POR LAS SIGUIENTES RAZONES:

  • Cumplen con disposiciones internacionales para combatir el narcotráfico y lavado de dinero 
  • Tienen operaciones en regiones donde el cannabis está prohibido 
  • No quieren relacionarse con la industria del cannabis 

 

En Estados Unidos, a pesar de que más de 35 estados de este país han regulado o legalizado el cannabis (ya sea para uso adulto o medicinal), a nivel federal continúa siendo penalizado. Según la Asociación de Banqueros Americanos:

 

[] la posesión, distribución o venta de marihuana sigue siendo ilegal según la ley federal, lo que significa que cualquier contacto con dinero que pueda rastrearse hasta las operaciones estatales de marihuana podría considerarse lavado de dinero y exponer a un banco a un riesgo legal, operativo y regulatorio significativo.

 

Después de la histórica legislación y del éxito de ventas del cannabis, Uruguay se enfrentó a la negativa de los bancos para ofrecer sus servicios a las farmacias que vendían cannabis. Los bancos anunciaron que congelarían las cuentas de los negocios que realizaban transacciones relacionadas con la industria del cannabis (que aún mantiene el estatus como droga sujeta a fiscalización internacional).

 

En 2018, Perú y Colombia, no pudieron concretar la transferencia de al menos 300 millones de dólares de inversión extranjera cada uno. Esto ha propiciado que varios proyectos se detengan.

 

En 2018 Mark Zekulin, CEO global de Canopy Growth, dijo sobre las instituciones bancarias que: Nada ha cambiado. Se necesita tiempo y diálogo para que los bancos vean esto como un sector legítimo.

 

UNA NUEVA LEY PODRÍA CAMBIAR LAS RESTRICCIONES

 

Durante la última semana del mes de septiembre, la Cámara baja de Estados Unidos aprobó, con 321 votos a favor y 103 en contra, la Ley de Banca Segura (Secure and Fair Enforcement Banking Act). Se espera que la iniciativa sea ratificada por el Senado en los próximos días.

 

Esta ley es de suma importancia para la industria, ya que permitirá que negocios legales de cannabis puedan utilizar los servicios financieros como cualquier otro negocio tradicional:

 

Seguridad de operar a través de crédito y depósitos Simplicidad logística Claridad regulatoria

 

El Congreso estadounidense resume la iniciativa de esta manera: Este proyecto de ley generalmente prohíbe que un regulador bancario federal penalice a una institución depositaria por proporcionar servicios bancarios a un negocio legítimo relacionado con la marihuana.

 

La iniciativa de ley prohíbe que cualquier institución financiera se niegue a ofrecer sus servicios: […] recomendar, incentivar o alentar a una institución depositaria para que no ofrezca servicios financieros al titular de una cuenta únicamente porque el titular de la cuenta está afiliado a dicho negocio.

 

La Ley de Banca Segura podrían facilitar las transacciones que dependen de acuerdos internacionales, ya que muchos bancos colaboran con sus pares estadounidenses quienes limitaban la oferta de sus servicios debido a los remanentes regulatorios de la prohibición del cannabis. Medidas como esta Ley son necesarias para que esta industria crezca con bases fuertes y con el respaldo de instituciones formales. 

 

En México se ha hablado mucho de la regulación para la industria y los consumidores, pero se ha relegado el debate (necesario) sobre cómo será la transición de este mercado en el sistema financiero. De no hacerlo se corre el riesgo de repetir las omisiones de los países pioneros, así que se deben recoger sus experiencias y construir reglas de operación sólidas y confiables.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *